viernes, 5 de agosto de 2011

Capítulo 59

-Bueno…supongo que esto va ahí-dijo Jason colocando unas piezas en la maqueta.
-Está perfecto-dije quitando la mirada de mis anotaciones.
-Pues tal parece, lo terminaremos temprano-dijo mirando la hora.
-Sí, pero si terminas antes me ayudas con el informe-dije continuando.
-Claro-dijo.
Yo me sobresalté porque él estaba a mi lado, bueno al menos su rostro rosaba el mío produciéndome cosquilleos.
-Te está quedando  bien-dijo susurrándome.
Yo no le respondí, me volqué a verlo y sentí como si todo desapareciera…siempre que estaba así de cerca con él me ponía así, nerviosa, sentía como mis manos empezaban a temblar y no sabía qué hacer, el se acercaba a mí y yo solo cerré los ojos…me sentía tan feliz, me gustaba sentir esto pero quisiera que fuera más seguido y algo seguro…no ligero como lo que había entre Jason y yo...
Preferí quedarme con los pensamientos buenos…estaba tan cerca sus labios de los míos, ya se rozaban pero, claro, todo lo lindo se interrumpe…un trueno nos sobresaltó a ambos separándonos, yo me sonroje y seguí con el trabajo.
Estuvimos unos cuantos minutos más hasta que por fin lo terminamos, ahora solo quedaba aprender la explicación pero eso lo haríamos después.
-Supongo que eso es todo-dijo mirándome.
-Sí, quieres más gaseosa??-le pregunté.
Sabía que venía la despedida pero…yo no quería que se vaya.
-No, gracias-dijo sonriéndome-Creo que es hora de irme-
-Está bien, te acompaño hasta la puerta-dije.
Caminamos en silencio hasta que llegamos a la puerta, cuando lo abrí vi que el cielo estaba muy oscuro para la hora que era y la lluvia era muy fuerte.
-Creo que es una tormenta-dije mirando como el agua corría por la avenida a lo lejos.
-Qué raro, nunca llueve así-
-No deberías ir aún, tu casa queda muy lejos y no creo que puedas ver bien la carretera-dije preocupada.
Me imaginaba los accidentes que podía ocurrirle y eso me hacía estremecer.
-Yo pienso lo mismo que vos-dijo cerrando la puerta.
Caminamos hacia el living y nos sentamos en el sofá. Charlamos sobre cosas sin importancia y Jason aprovechaba cualquier momento para hacer una broma…creo que estuvimos dos horas hablando ya que cuando me fije el reloj, marcaba las 8pm. Y la tormenta aún no había cesado.
-Seguro mis padres se quedaron por la lluvia, mamá es muy precavida, podría quedarse a dormir en su oficina por no salir con este tiempo, es bueno ya que tiene menos probabilidad a un accidente-dije pensando.
-Apuesto a que Lily utiliza la tormenta como excusa para dormir en mi casa con Ali-dijo Jason soltando una risa.
-Al fin le dices por su apodo-dije levantando las manos hacia el techo y él se rió.
 -Debo acostumbrarme, hasta mis padres le dicen así ahora-
Dejamos de hablar y yo me quedé mirando su rostro mientras él me miraba a mí, me sonrió y bajó la mirada.
-Bueno, pensaba poder esperar más para decirlo pero creo que si lo hago será tiempo desperdiciado así que te lo diré ahora-dijo sin mirarme.
-Que cosa?-pregunté.
-Todo el tiempo que estoy contigo me siento en confianza y eres una gran amiga mía…-
Amiga?? Solo eso era para él?? Sentía como me iba entristeciendo y mis ojos se humedecían, había sido como si me hubiera echado un balde de agua fría.
-Claro, somos amigos…-dije susurrando.
-Pero yo no quiero solo eso…-
Entonces una chispa de esperanza se encendió en mí, le miré directamente a los ojos.
-Yo…yo te…yo te quiero-dijo con pura sinceridad.
No pude más, dejé mis lágrimas correr de alegría y me lancé a sus labios…fue un beso lleno de cariño, el cual él correspondió. Me sujetó de la cintura pegándome hacia él y mis manos removían su sedoso cabello.
Nos separamos para tomar aire pero él no me soltó, yo le abracé y al final quedamos echados en el sofá.
-Tardaste mucho en decírmelo-dije casi susurrando.
-No sabes lo difícil que era, hasta el punto que casi quería gritarlo-dijo acariciando mi cabello.
El sueño empezó a vencerme un poco y me acordé que yo no le había respondido.
-Yo también te quiero-dije y dormí profundamente.
________----------------__________----------------_________--------------_________

Así pasaron los días, yo estaba con Jason todo el tiempo que podía y me sentía muy feliz…mis amigas lo había notado por lo que se alegraban al vernos juntos y claro que también salía con ellas para hacer nuestras locuras. Por otro lado, Diana y yo hablábamos cuando estábamos en casa ya que Sara no había vuelto a dirigirme la palabra pero eso no me importaba, estaba alegre y nadie lo cambiaría. Ya había pasado dos semanas y días desde esa noche y ahora me encontraba alistándome para una cita especial con Jason…Lily y Ali estaban peinándome y maquillándome ya que insistieron en que debía verme especial.
-Creo que es mucho-dije mirando el vestido corto que había escogido.
-No puedo creer que eso provenga de ti-dijo Lily tapándose la boca con una mano.
-No seas dramática, ahora solo apúrate…No vaya ser que llegué y yo no me haya cambiado-dije cerrando los ojos.
-Mi hermano se quedará en shock al verte-dijo Ali.
Después empezaron a hablar sobre que más harían conmigo pero yo me coloqué los audífonos y me dediqué a escuchar música.
La verdad estaba un poco nerviosa y quería que el tiempo pasara rápido para poder estar con Jason,  quizá decir que era adicta a estar con él suene exagerado pero yo era así. El también me había dicho que nunca le agradaba dejarme…era muy tierno conmigo!! Y, pues, yo me había vuelta más cursi, algo que no me gusta mucho.
-Listo!! Estás perfecta, ahora vístete-dijo Lily tapándome los ojos.
-Por qué no me dejas ver??_dije levantándome del asiento con cuidado.
-Por qué no queremos que te veas hasta que estés completamente lista-dijo Ali.
Me guiaron hasta una esquina y me entregaron mi vestido, Lily quitó sus manos y lo único que pude ver era la pared de mi dormitorio.
-Hey, sé que el decorado de tu habitación es bonito pero tienes una cita-dijo Diana entrando.
Habíamos empezado a hablar más y se podría decir que éramos como hermanas desde que una noche según ella confió en mí y lo hace hasta ahora.

*****Flashback*****

Estaba en mi dormitorio aburrida, se podría decir que era pasada la media noche y lo que quería era que amaneciera…salí a la terraza y tomé mi guitarra, estaba por tocar pero escuché unos sollozos. Seguro estoy imaginando…empecé a tocar una canción pero volví a escuchar lo mismo. Me levanté y entonces me fijé que el balcón de Diana quedaba un poco cerca del mío, pero solo veía una sombra en la silla.
Me levanté y fui hasta su dormitorio, quizá ella escuchó lo mismo y si no, pues ya me estaba volviendo loca. Toqué la puerta pero no me respondieron.
“Claro, espera que te escuche desde el balcón?”, me regañé a mí misma.
Entré y me acerqué al balcón, abrí la puerta corrediza y la vi, ella se sobresaltó y se levantó.
-Qué haces aquí?-me preguntó dándome la espalda.
-Pues…escuché unos ruidos y creí que tu también, así que vine a preguntarte-dije saliendo al su balcón.
-Mmm…creo que fui yo, puedes ir a dormir tranquila-dijo mirándome.
Vi que sus ojos estaban húmedos y tenía unas pequeñas ojeras, era claro que había estado llorando…
-Qué tienes?-dije sentándome en una de las sillas.
-Nada, estoy bien-dijo haciendo una mueca extraña.
-Pues no te creo-
-Bueno, no voy a insistirte-dijo enfadada-Congélate si quieres-
-Diana, sé que no somos muy unidas pero yo reconozco cuando alguien llora y no lo hace por nada-dije de lo más paciente.
-Y si lo hice qué?? Qué gano contándote lo que tengo??-dijo mientras lloraba.
Yo me levanté y le abracé, para mi sorpresa me correspondió pero hizo que llorara aún más.
-Puedes desahogarte-dije.
-Claro, pero eso no me devolverá a mi madre-dijo sollozando.
Entonces entendí la razón, pero quien la culparía?? La comprendía, aunque no sabía lo que se sentía.
-Ven-dije mientras la sentaba a mi lado.
Lloró y yo me quedé en silencio, no sabía que decir y quizá podría soltar alguna palabra y empeorar las cosas. Después de largos minutos se tranquilizó y se enderezó.
-Lo lamento, no suelo derrumbarme así-dijo susurrando.
-No te preocupes, es normal- no podías decir algo más tonto…pensé.
-Es muy difícil, sabes?? La extraño demasiado, creí que podría ser…no sé…más fuerte pero me equivoqué-dijo agachando la cabeza.
-Hey, eres fuerte, nadie se podría imaginar qué lloras en las noches ya que cuando estás con nosotros eres alegre…pero acabas de tener una pérdida terrible, no esperes estar como si nada hubiera pasado-dije buscando palabras para hacerla sentir mejor.
-Quisiera que esté aquí-dijo tan bajo que apenas pude oírla.
-Apuesto que ahora estaría pensando en ti-
-Suena como las frases de las películas-dijo soltando una risita.
-Creí que no las usaría pero ahora veo que tiene mucha razón-dije alegre de que ya no llore.
-Sabes, me alegro de haberme despedido de ella, temía que si algo le pasara yo no esté ahí…al menos pude decirle todo lo que necesitaba-dijo mirando hacia la noche.
-Puedo saber?-pregunté, yo y mi curiosidad.
-Cuando todo estaba bien no era una…buena hija, era rebelde y pues no hablaba mucho con ella, trataba de salir de casa cuando ella estaba ya que ella se preocupaba solo por su trabajo…creí que toda nuestra familia era así…-
-Oye!! No todos son así, al menos tenemos varios parientes que no-dije medio molesta.
-Lo sé, al menos ahora sí. Pero en ese tiempo no solíamos visitar a mucha gente, hubo un tiempo que me escapé de casa por dos día, fui a la casa de mi amiga, sus padres creían que mi madre me había dado permiso pero bueno, ya sabes lo que dicen, las mentiras tiene patas cortas…mamá me encontró-dijo y soltó una risa.
Se quedó sumida en sus pensamientos, recordando supongo…me quedé en silencio esperando que continuara y lo hizo.
-Cuando mamá empezó a enfermarse no le di importancia hasta que supe lo que tenía, entonces fue que todo se derrumbó…empezaba a disculparme en la oscuridad de mi dormitorio y rogar que nada le pase, el día que ella…ella estaba...-sollozó.
Yo abrí la boca para decir que ya no me contará pero ella levantó un dedo, se limpió las lágrimas y recuperó su respiración normal para continuar.
-El día que ella estaba muriendo no me moví de su lado…empecé a pedirle disculpas por mi forma de actuar, por no haber hablado lo suficiente con ella…por no haber compartido lo que cualquier madre desearía compartir con su hija…Tu mamá escuchó todo lo que dije mientras soltaba lágrimas en silencio…Entonces el monitor cardiaco empezó a sonar más lento, la tía se levantó a llamar a las enfermeras y justo antes de que me sacaran mamá me dijo que me amaba…-dijo y agacho su cabeza para volver a sollozar.
Mientras escuchaba podía sentir como soltaba una lágrima que otra al final, le abracé y le dije palabras como “Todo estará bien”, “Tranquila” y otras.
Cuando se volvió a tranquilizar decidí terminar esta conversación, no quería verla llorar de nuevo.
-Todo irá bien, ahora nos tienes a nosotros…descansa y deja de pensar en eso hasta que duermas-dije levantándome.
-Gracias, es bueno poder contarle esto a alguien…siento como si una pequeña carga desapareciera-dijo sonriéndome.
-Es bueno saber que ahora confías en mí-dije devolviéndole la sonrisa.
-Desde ahora en adelante lo haré-
Se levantó y entramos a su habitación, me despedí de ella y me dirigía mi dormitorio…al menos le había ayudado a desahogarse un poco y pues, quizá ahora seamos más amigas que antes.

*****  Fin Flashback *****

Mientras recordaba eso había terminado de cambiarme y las chicas me llevaban hacia el vestidor con los ojos cerrados para verme en el espejo.
-Estás lista??-dijo Lily.
-1, 2…-contó Ali.
-3!!-gritó Diana.
Abrí los ojos y me sorprendí, Lily y Ali habían hecho un magnífico trabajo y Diana escogió el vestido perfecto, me quedaba bajo la rodilla y era blanco con una listón negro…me di la vuelta y abracé a las tres.
-Me encanta-dije.
-Ya lo sabíamos-dijo Ali riendo.
-Es un talento natural-comentó Diana.
En ese momento sonó el timbre y las chicas empezaron a gritar, yo traté de callarlas me despedí de cada una de ellas…cuando estaba en la puerta estaba Josh esperándome.
-Estás bella-dijo mirándome.
-Gracias Josh…ya sabes, si papá o mamá preguntan…-
-Les haré recuerdo que saliste con Jason a una cita, te vas a cuidar y no hagas cosas indebidas-dijo sonriendo.
-Hey!! Yo no soy así-dije pegándole, no muy fuerte.
-Está bien, ahora baja, te está esperando-dijo despidiéndose con un beso en la mejilla.
Bueno, ya está, tendré mi primer cita con Jason y me encontraba nerviosa sin siquiera haberlo visto…solo espero no hacer algo ridículo como tropezar cuando esté frente a él.

0 comentarios ♥♥:

Publicar un comentario en la entrada