domingo, 13 de marzo de 2011

Capitulo 42

Entré a la habitación y no me gustó nada de lo que vi…mamá estaba sentada en el sofá y papá la abrazaba, sus maletas estaban a un lado. Al fijarme bien vi que mamá lloraba por lo que creí que no serían buenas noticias las que traía.
-Mamá…que sucede?-dije acercándome a ellos.
Al parecer no se habían dado cuenta de que había llegado ya que cuando hablé se sobresaltaron, mamá empezó a limpiarse la cara y me miró con una sonrisa que no llegaba a sus ojos.
-Ashley…cariño, que bueno verte de nuevo-dijo mientras abría sus brazos.
Yo fui con ella y le abracé.
-Te extrañé mucho-dije casi llorando aunque las lágrimas no salieron de mis ojos, agradecí eso.
-Yo igual corazón-dijo ella abrazándome más fuerte.
Odiaba cuando mamá viajaba, estaba demasiado acostumbrada a tenerla cerca.
-Ashley, esta es la última vez que tengo que cargar tus bolsas y encima debo traer a Kyra, sin duda eres una mala dueña-dijo Josh dejando las bolsas en el gran marco de la puerta y soltando a Kyra en el suelo.
Yo me separé de mamá lentamente y volqué a mirar a Josh con una sonrisa que significaba más a un “lo siento”.
-Hola mamá-dijo Josh un poco serio, seguro notó que había llorado.
-Hola cariño-dijo mamá.
Josh se acercó y la abrazó, el también la había extrañado.
-Que tal estuvo el viaje??-dijo Josh al separase de ella.
-El lugar es muy hermoso-fue lo único que dijo.
Me senté a su lado y me abrazó con un brazo ya que papá tenía su otra mano agarrada.
-Bueno, estábamos esperando a que llegaran ya que hay noticias que contar-dijo papá, a pesar de ser joven era muy maduro.
-Buenas…-dije y Josh continuó.
-O malas??-dijo él.
-Es depende, una de ellas es mala y la segunda es a su favor, aunque debería ser buena-dijo mamá.
Ninguno de nosotros habló por lo que mamá continuó.
-Cuando fui a visitar a su tía, no fue por una pequeña enfermedad. Cuando llegué la vi en muy mal estado por lo que dije que la llevemos a un médico, el detectó que tenía un tumor y…-mamá empezó a sollozar.
-El punto es que su tía no sobrevivió a su operación-dijo papá consolando a mamá.
Yo miré a Josh y él a mí, a pesar de conocer demasiada a nuestra tía, sentía como me ponía de triste.
-Tranquila mamá, ella está ahora en un mejor lugar-dije abrazándola.
Estuvimos consolando por varios minutos a mamá hasta que logró tranquilizarse poco a poco, no entiendo, sin duda no hay ni una buena noticia que pueda salir de esto o sí??
-Es la mala noticia-dijo mamá tranquila.
-Y cual se supone que sería la buena??-dijo Josh.
-Bueno, ella tiene una hija, su prima, su tía pensó en todo antes de dar con esa operación por lo que hizo un testamento dejando a ella a mi cuidado así que ahora será parte de nuestra familia-dijo mamá tratando de sonreír.
-Hi…hija??-dije levantándome.
-Que sucede Ashley??-dijo papá.
No respondí a ninguna de las preguntas que hacía, estaba encerrada en mi mundo… HIJA??...No…no no no…Si es que mamá quedaría a su cuidado sería como su nueva hija y yo…yo quedaría a un lado…NOO!!! NI LOCA!!...Siempre había sido la única.
-Ashley?? Estas bien??-dijo mamá muy preocupada.
-Ehh…si si…debo ir a mi dormitorio-dije dirigiéndome a la puerta.
Al salir, corrí hasta mi dormitorio y cerré la puerta con llave. Estaba muy confundida, caminé por todo mi dormitorio y cuando acordé me encontraba frente a mi gran espejo.
Y si era igual a mi?? Es que mamá y la tía eran gemelas, así que obviamente en algo nos pareceríamos…O si era más bonita que yo.
Empecé a mirarme de todas partes pero mi mirada se detuvo en mis ojos, quizá eso sea lo único que ella no tendría. Quizá serían azules pero no tendrían esa parte verdosa igual que los míos, había sacado la nariz respingada de mi padre aunque la de mi madre era casi igual, el cabello de mi madre era rubio igual que el mío solo que más ondulado y el mío era más lacio aunque formaba una grandes y perfectas ondas.
Por un momento me sentía tonta haciendo esto, me dirigí a mi escritorio y entré a internet. Abrí el Facebook y habían varias notificaciones, demasiado mensajes y solicitudes de amista, entre todo eso busqué a Ali y le acepté la solicitud, después seguí aceptando a quien conocía. Me fijé en el chat y lo típico….todos empezaron a hablarme pero yo no respondía hasta que noté que Lily estaba conectada.

**♥ Ashley ♥** dice:

Hola Lily…

=p ..Lily…C= dice:

Hola BFF…te extraño mucho =(

**♥ Ashley ♥** dice:

Yo igual…suerte que mañana nos vemos  =D

=p ..Lily…C= dice:

Siii…y que tal la pijamada con Ali???

**♥ Ashley ♥** dice:

Estuvo bien…llegamos a ducharnos y dormir…estábamos muy cansadas…

=p ..Lily…C= dice:

Seguro que si, gracias por quedarte conmigo hasta el final…TkMmM♥

**♥ Ashley ♥** dice:

Aii…Eres mi mejor amiga así que no tienes porque agradecer…yo igual TKmMm

=p ..Lily…C= dice:

Jejejeje…Lo sé, pero igual te lo digo

**♥ Ashley ♥** dice:

No entré por mucho tiempo, mañana vas más temprano al colegio….tengo que contarte algo malo… =/

=p ..Lily…C= dice:

Agg…odio que hagas eso, dejarme con la intriga.

**♥ Ashley ♥** dice:

Lo sé =p  ya me voy…bye bye

=p ..Lily…C= dice:

Hasta mañana amiguita!!!

Cerré todas las ventanas y apagué la computadora, sin duda ahora tendría que relajarme, estaba muy estresada. Me dirigí hasta el cuarto de baño, prendí el Ipod con los parlantes de fondo y tomé mi bata y toalla para cabello, encendí el grifo de la tina y dejé que se llenara de agua mientras yo acomodaba las sales de baño, prendía las velas y bajaba la luz. Sin duda nada arruinaría este momento de relajación.
Pero había pensado eso muy tarde ya que oía como tocaban la puerta, molesta apagué el grifo, la música y las velas. Salí del cuarto de baño y me dirigí a la puerta del dormitorio, pregunté quién era y no me sorprendió oír la voz de Josh contestar.
-Que quieres??-dije molesta por su interrupción.
-Tranquila, poco más y me comes-dijo riendo detrás de la puerta.
-Enserio Josh, interrumpiste algo muy importante-dije más tranquila.
-Bueno, si quieres no te molesto, pero estás bolsas se van al depósito-
-Nooo…-dije casi gritando mientras abría la puerta y veía a Josh parado con las bolsas y mi bolso.
-Gracias Josh, ahora vete-dije agarrando las bolsas y volviendo a cerrar la puerta.
-Espera…-dijo empujando la puerta.
-Ahora que…-dije abriendo la puerta.
-Si estas así por lo que mamá dijo…-no le dejé continuar.
-Espera, espera…No me des un sermón, sabes que no me gusta. Estoy así porque estaba preparando un perfecto baño relajante y tú interrumpiste-
-Y ese baño se debe a…??-
-A nada…simplemente quise uno-dije mintiendo.
-Mientes, eso se debe a lo que mamá dijo. Pero, esperaré a que quieras contármelo-dijo sonriendo.
-No lo haré, porque no hay nada que contar-dije seria.
-Si tú lo dices-eso sonó a sarcasmo.
 Cerré la puerta de golpe furiosa, odiaba que se haga el listo…pero lo que más odiaba es que lo era, tenía razón.
Dejé la bolsas sobre la cama y entré al bañó, estaba por prender el grifo de nuevo hasta que oí unos ruidos en la puerta.
-Ahora qué??-dije furiosa cuando abrí la puerta del dormitorio de golpe vi a Kyra asustada por el movimiento.
-Ohhh…mi amor, lo siento tanto!!-dije alzándola y abrazándola.
-Disculpa a mamá, está un poco loca estos días-dijo Josh mientras pasaba por el pasillo.
Cerré la puerta y la llevé al cuarto de baño conmigo, cerré la puerta, prendí la música y el grifo del agua. Bajé a Kyra que se puso a olfatear por todo lado, seguro eran las velas aromatizantes que ya había prendido. Bajé la luz y apagué el grifo ya que la tina se había llenado. Coloqué unas flores alrededor de la tina, las flores era de color rosado.
Todo estaba perfecto hasta que vi a Kyra queriendo entrar a la tina.
-No corazón-dije levantándola.
Vi que quería entrar, suspiré y la llevé al otro lado del baño, donde se encontraba un gran bañador fucsia, lo alcé y lo llevé a la ducha. Prendí el grifo y esperé a que se llenara, Kyra daba un montón de vueltas en el piso, estaba muy alegre.
Cuando se terminó de llenar la llevé a rastras hasta el lado de la tina, en la parte del suelo, ahí podría ver a Kyra jugar.
Saqué las toallas más antiguas que tenía ya que las de Kyra estaban en su pequeño cuarto, aunque no era tan pequeño.
-Listo pequeña, ahora…al agua-dije mientras la colocaba en el bañador.
Se puso a jugar en el agua, por lo que yo me desvestí, hice un moño en mi cabello y entré a la tina. Prendí el hidromasaje y me sentía en el cielo. Ahora sí, nada podía arruinar esta relajación, cerré los ojos y empecé a sentir. Sentía como el agua chocaba mi cuerpo haciéndome sentir como si fueran masajes, sentía el delicioso aroma a flores y el aroma de las velas, olían a algo natural. Pronto me vino la imagen de esa pequeña pradera, a la que había ido con Luna hace varios días, pronto me dieron ganas de ir nuevamente y sin duda lo haría, quizá no hoy pero lo haría.
Escuchaba la música y eso me relajaba aún más, pronto imágenes vinieron a mi mente pero no eran cualquiera, era la de esa chica que antes había aparecido en mis sueños. Hasta ahora no había averiguado nada sobre ese sueño y no le había contado a nadie, por suerte ahora no soñaba eso…ya había pasado.
Después vino la imagen de Jason…por qué??...Por qué tenía que hallar la forma de meterse en mi mente?? Últimamente habíamos sido muy buenos amigos, pero pasaba de eso y sentía como si él lo prefiriera así, quizá sea solo mi mente pero a pesar de creer eso me dolía. Estuve vario tiempo pensando hasta que escuché como Kyra lloraba, abrí mis ojos y la vi mirándome triste.
-Ya …ya entendí. Espera que me duché y saldrás-dije levantándome y poniéndome mi bata de tina.
Kyra movió la cola y soltó un ladrido. Deje que el agua de la tina se largue y me dirigí a la ducha, me quité la bata y entré, me duche rápido ya que Kyra ladraba de vez en cuando. Al salir me puse otra bata y una toalla para mi cabello.
Prendí la luz y apagué las velas, fui con Kyra y puse una toalla en el piso, ella saltó a la toalla y con otra la envolví, cabía perfectamente ya que ella era muy pequeñita.
Alcé a Kyra y apagué el Ipod, salí del cuarto de baño y me dirigí a mi vestidor, Kyra estaba muy limpio, quizá demasiado ya que su pelaje era blanco como la nieve o…como mi alfombra, cuando se echó sobre ésta lo único que parecía era un bulto de alfombra con dos puntos negros.
Me dirigí a la parte donde se encontraban mis pijamas y saqué el primero de la fila. Me cambié y me puse mis pantuflas, sequé mi cabello con la toalla y salí del vestidor. Kyra salió detrás de mí y me siguió por todas partes. Fui hasta mi tocador y me peiné el cabello, al final quedó seco y lo sujeté con una moña pequeña para que no me lastimara. Me eché las cremas de noche y me levanté.
-Bueno Kyra, hora de ir a tu cuarto-dije levantándola.
Salí de mi dormitorio y me dirigí al cuarto de Kyra, cuando estuvimos dentro la bajé y me dirigí a su cómoda. Kyra se fue a jugar con sus juguetes y a revolcarse en su alfombra, saqué una pequeña solerita para ella y unos zapatitos. Fue a su pequeño tocador, y saqué un perfume de todos los que tenía, unas trabitas, su peine y una crema para que su pelito no se enrede.
Fui  con Kyra y me senté a su lado en la alfombra, ella vino hacia mí y se sentó en frente.
-Bien pequeña, deja que te peine-dije mientras tomaba su peine y lo pasaba por su pelo.
Estuve peinándola un largo rato y ella no se movía, cuando termine ella sacudió su cabeza.
-No Kyra, te despeinas-dije en susurro.
Ella dejó de moverse y dio un ladrido.
Le eché la crema en su pelito y escuche como abrían la puerta del cuarto pero yo no volqué a mirar quien era, Kyra empezó a moverse y ladrar tiernamente.
-Que bueno encontrarte-dijo mamá sentándose a mi lado.
-Me buscabas??-dije sin mirarla, colocando las trabitas a Kyra.
-Si…quería hablar sobre lo que pasó-dijo mamá mientras agarraba el perfume y me lo pasaba.
-Gracias-dije echándole el perfume- Listo Kyra, ahora estás bien-dije sonriéndole.
Kyra ladró y se sentó en mis faldas.
-Mamá, no te preocupes por nada…Todo está bien, actué así porque soltaste el tema muy rápido pero ya pasó-dije mintiendo.
-Está bien cariño, pero sabes que puedes contarme lo que quieras-dijo levantándose.
Emm…lo que quiso decir realmente fue  que estaba mintiendo pero esperaría hasta que quiera decírselo.
-Lo sé, buenas noches-dije mientras ella salía por la puerta
Dio un suspiro y cuando estaba cerrando la puerta habló de nuevo.
-Buenas noches hija- cerró la puerta y solo quedamos Kyra y yo.
Me quedé medio minuto sin moverme y de golpe me eché en la alfombra.
-Aggg…porque mi vida es tan complicada??- dije más para mí misma.
Kyra se sobresalto y se fue a su casita, mientras yo miraba el techo del cuarto, Kyra salió cuando tuvo confianza y se echó a mi lado.
-Que voy a hacer??-dije mirando a Kyra.
Que ridículo, estoy preguntando lo que solo yo sé a una perrita…
-Bueno, es mejor de que me vaya a dormir antes de que siga haciendo  tonterías-dije levantándome.
-Adiós corazón, que duermas bien-dije dando un besito en la cabeza de Kyra.
Salí del cuarto dejando la puerta abierta en caso de que Kyra quiera ir al jardín, papá ya le había una pequeña puerta en la cocina que daba al jardín para que Kyra salga, lo extraño era que Kyra nunca se perdía.
Caminé hasta mi dormitorio, al entrar cerré la puerta y apagué las luces, cuando me dirigía a apagar las luces del balcón vi mi guitarra y me vino a la mente que ya no la tocaba como antes. Apagué las luces y fui hasta mi cama, al echarme agarré mi celular y vi lo que tenía…Llamadas perdidas, mensajes… Llamadas de Lily, Spencer, Lex y otros del colegio al igual que los mensajes, leí el último mensaje de Spencer.

“Amor…te llamé varias veces, por qué no contestas?? Espero verte mañana en la entrada para que hablemos un rato…bueno, te dejo dormir…Te amo…”

Seguí su consejo y dejé el celular en el velador y me recosté de lado, poco a poco sentía como mis parpados pesaban hasta que caí en el sueño.

0 comentarios ♥♥:

Publicar un comentario en la entrada