martes, 25 de enero de 2011

Capitulo 27 Narra Jason

Me agradó que haya decidido salir en el receso solo conmigo ya que en el fondo no quería nada más que eso, pero ahora había otro punto…Diana.

Ella había despertado todo en mí, aun recuerdo el roce de sus labios, sus dedos, la forma en cómo la apretaba hacia mí, todo eso había sido natural…pero única forma de contactarla era Ashley. Me volqué a mirarla ya que había estado muy callada, se veía confundida y pensativa…quise preguntarle en que pensaba pero me mordí la lengua, es mejor ir poco a poco, ya habíamos llegado al mismo lugar donde la había tocado por primera vez, ese momento fue extraño.

**Flashback**

Estaba en el mismo árbol de siempre ya que quería tranquilidad, eso de ser novio de Sara para darle celos a Ashley fue un completo desastre, además, a mí que me importaba una niña tan caprichosa como ella??

Estaba pensando en eso y escuché unos ruidos, entre medio de los arbustos asomé mi cabeza y vi que era la mejor amiga de Ashley y su hermano, que hacían ellos solos??

Me fijé un largo rato solo por curiosidad hasta que vi que Josh le acariciaba la mejilla de….uff, cual es su nombre??...Bueno, de la mejor amiga.

En ese momento me retiré ya que pensé que así les daría más privacidad pero sentí otros pasos y mi mente pudo recuperar el giro de los pensamientos cuando vi a Ashley en el suelo, estaba gritando así que le tape la boca, cuando mis dedos rozaron sus labios sentí algo extraño no sé cómo explicarlo…era caliente y suave, poco a poco se fue calmando y volví a la realidad…se había caído…esta lastimada??? Toda la preocupación se lleno en mí. Pero lo único que salió de mis labios fue:

-Estas bien??-

Mientras se incorporaba sentándose me preocupé por si se había lastimado un brazo o algo que cuando hiciera fuerza le doliera así que me arrodille y pasé un brazo por su cintura…cuando le toqué me quede sorprendido ya que era pequeña y la sentía tan delicada…

Traté de evadir ese pensamiento que decía que en realidad era una excusa para tocarla de nuevo.

-Te lastimaste??- dije ya que no me había respondido.

Desde cuando yo me preocupo tanto por una chica??

Vi una mueca de dolor en su rostro y creo que me dolió más a mí que a ella, pero eso me confirmó que si se había lastimado.

-Ashley, estas bien??- volví a decir mucho más preocupado al ver que sus parpados se cerraban lentamente.

-Ashley!!- volvía decir y cerró sus ojos completamente.

Me alarmó tanto, la alcé en brazos y salí de ese lugar, su rostro estaba tan cerca que podía sentir como algo eléctrico, su boca…su boca….era lo único que quería ahora, pero ella está lastimada, recordé en ese momento y vi como su hermano y su amiga se acercaba.

**Fin Flashback**

Cuando terminé de recordar eso ya me encontraba sentado debajo del gran árbol de rosas, era tan relajante y sin gente.

-Me gusta venir aquí, no hay mucha gente por lo que puedo estar tranquilo- dije instantáneamente.

-Es un buen lugar…pero el hecho de sentarnos en la tierra no me gusta- dijo haciendo una mueca.

Volqué los ojos recordando eso de Sara un día que nos sentamos en el parque, me pregunto si Ashley será normal algún día??...No lo creo…Me di cuenta de que estaba negando con la cabeza.

Se sentó frente a mi aunque hubiera preferido que lo hiciera a mi lado para ver si sentía lo mismo que con Diana.

-Y qué harás esta tarde??- dije.

Antes de que se aburriera de estar conmigo aunque también me importaba, no creo que encontrarnos en un lugar donde ella iba sea tan malo…o sí??

Loco…como voy a pensar eso…esto de preocuparme por ella me llena los nervios.

-Voy…a la casa de Spencer-

Agg…ese…estúpido…tenía tantas palabras para insultarlo que hubiera llenado un cuaderno entero.

-Ah…-dije y sentí lo amargo en mi voz.

-Y tú?- dijo como quien no quiere la cosa.

-Supongo que saldré a caminar con Alex y Leo, tal vez los demás quieran unirse- dije planeando algo.

-No irás a la discoteca?? Creo que habían invitado a casi todo el colegio-

-Sí, quien más cuidaría a Alison??- dije, tenía razón en eso, no quería que sucediera algo malo.

-Ella puede cuidarse por sí sola, solo necesita más confianza y podrá obtener lo que quiera-dijo, la sinceridad se veía en sus hermosos ojos.

CONCENTRATE!! Me dije a mí mismo.

-Tienes razón, creo que eras una mala y buena influencia- dije, al final no me decía cual era realmente.

-Y, por qué soy mala influencia??- dijo con una sonrisa pícara.

Por qué me lo ponía difícil?? Me quedé mirando su boca, sus blancos dientes, su rostro…casi me olvido que esperaba una respuesta, sacudí la cabeza creyendo que me ayudaría a ordenar mi mente.

-Porque haces que se vuelva extrovertida y quiera salir todo el tiempo- dije volviendo a sonreír.

Entonces me di cuenta de que no tenía nada de malo.

-Jajaja…puede que sea verdad aunque creo que ella descubre que es más divertido sin que nadie le diga- dijo mientras reía.

-Y la buena, porque ya no es tan cerrada y tímida como antes- dije, eso no era mentira.

Mi hermana había sido tímida los últimos años y creí que este lo sería más por el cambio pero me equivoqué.

Ella me miró fijamente y yo sin resistirme miré a sus hermosos ojos celestes, cómo es que podía ser tan hermosa??? Y esa palabra se queda corta con ella. Le seguí mirando hasta que me acordé por qué había salido con ella…lo había hecho para saber más sobre Diana.

Me volví a acordar de su rostro aunque no sabía casa nada de él ya que se encontraba con su antifaz, sus ojos y su cabella era completamente iguales a los de Ashley.

-Te pareces demasiado- dije sin dejar de mirar sus ojos, que hacía que recuerde a Diana.

-Qué??- dijo con la duda en sus ojos.

-A Diana, diría que eres tú si no supiera que es imposible- dije

Era imposible porque ella no se fijaría en mí y yo ya tenía otra persona por la cual hacía todo esto.

Sentí como sus ojos se llenaban de rabia y odio…se habrá acordado de algo malo?? Le molestó que la compare con Diana??

Se levantó dejando sus libros y dio media vuelta, en ese instante me levanté tan rápido como pude, ella ya había salido de los arbustos…yo no quería que se vaya, ni siquiera había averiguada algo.

Le sujeté por el brazo sin lastimarla, por qué se había enojado??

-Que sucede??- dije preocupado.

Me miró con odio un rato y cerró los ojos, me quedé mirando su rostro y mi vista se fijó en sus labios, se veían carnosos y suaves…por un momento quise poder besarlos, saber que sentiría cuando mis labios rozaran los suyos.

Abrió los ojos y yo aún seguía pensando en eso, hasta que me di cuenta que creería que soy loco por mirarla fijamente un largo tiempo. Parpadeé cambiando mi mirada a otra parte de su perfecto rostro.

-Que hice mal??- dije otra vez preocupado.

-Nada…es solo que- cortó su oración un momento y volvió a hablar- Nada-

Si…claro, ella se enojaba y se ponía furiosa por nada…si…y yo viajaría a la luna en un solo salto.

-No soy tonto, pero si no quieres contármelo, no te obligaré- le dije sonriendo aunque aún estaba preocupado.

Ella se tranquilizó y estaba pensando en algo hasta que se le abrieron los ojos como platos, ahora que sucedía???

Esta chica, caprichosa, mimada, hermosa, inteligente…algún día me mataría de los nervios.

Me empujó hacia atrás donde estaba esos arbustos, yo retrocedí unos pasos pero vi como ella se desequilibraba, la agarré por la cintura sintiendo un cosquilleo y fuego en mi mano, eso me dificultó y yo más perdí el equilibrio, no vi nada, solo sentí un golpe en mi espalda y mi cabeza, y dolía como mil demonios.

-Auch!!- dije sin poder contenerlo.

Si que dolía…Ashley!! Ella también se había caído y si se desmayaba?? Abrí los ojos como platos y vi su delicado rostro demasiado cerca del mío, sentí como mi respiración aumentaba y se agitaba bajo la suya, en todo mi cuerpo sentía ese cosquilleo y fuego, sentía como algo en mí quería que rozara mis labios con los suyos, solo un poco, solo eso podría aliviar este deseo…o quizá pediría más?? Mi brazo apretó más su pequeña cinturita, parecía una barbie o una muñeca de porcelana, hermosa y delicada. Unas arrugas aparecieron en su mente pero eso no quitaba mi mirada de sus ojos.

-Tú…tú cabe…cabeza- dijo tartamudeando, por lo menos podía hacer eso.

Me dolió su rechazo, aunque no sé si lo fue, ya que ella no estaba consciente de cuanto quería besarla.

-Hmm…- dije ya que no podía articular algo completo-Estoy…bien-

-Creo que ahora puedo levantarme- dijo sonriendo.

Que idiota, yo aún la sujetaba, sentí un poco de vergüenza.

-Oh…si, lo siento-le dije.

Se levantó lentamente alejando ese cosquilleo y fuego de mi cuerpo, que extraño…quería sentirlo nuevamente.

Me senté y mi cabeza me volvió a doler, seguro que no se pasaría en un largo rato. Llevé mi mano a mi cabeza para ver si no se me había hinchado.

-Puedo verte??-dijo y se notaba la ansiedad en sus ojos.

-Me encuentro bien- dije bajando mi mano rápidamente, seguro pensará que soy muy débil.

-Por favor??- suplico y yo me rendí.

Me encogí en hombros mientras ella se inclinaba hacia mí y yo me agachaba un poco, sentir sus dedos volvió ese cosquilleo tan agradable, pudiera haber estado así todo el día.

Quitó sus manos de mi cabeza y yo dejé de agacharme.

-Que tal tu diagnostico??- dije mientras salía una sonrisa en mis labios.

-Pues…diría que estas perfectamente- dijo aliviada y devolviéndome su perfecta sonrisa.

-Vaya…ahora ya sé a qué doctora acudir- dije mientras reía.

Si fuera ella mi doctora haría lo posible por lastimarme cada minuto.

-No creas que te rebajaré el precio- dijo riendo, si que gastaría demasiado dinero.

Entonces me di cuenta de que era ella misma.

-Esa es la Ashley que me gusta- dije sin poder retenerme.

Es la que siempre gustó tanto que creí que nunca podría olvidarme ella.

-A qué te refieres??- dijo sorprendida de lo que dije.

-Cuando no finges ser la reina de belleza y popularidad- dije y me arrepentí. Y si se volvía a enojar??

Me quedé esperando que su rostro mostrara una mueca de enfado para disculparme pero nunca llegó, solo se veía sorprendida.

-Pero ahora eres…Tú- dije continuando.

Ella estaba pensando ya que se formaba una pequeña arruga en su frente.

-Qué hora es??- seguro no quería hablar sobre eso.

Me fijé en el reloj y esta vez fui yo quien se sorprendió.

-Nos faltamos una hora de clases- dije levantándome y estirando mi mano para que la tomara.

Lo hizo y se levanto, fuimos corriendo a nuestros casilleros mientras se formaba una sonrisa en mis labios, sin duda no se quitaría todo el día.

Fui a mi casillero y saqué mis cosas lo más rápido ya que quería estar un rato mas con ella, cuando llegué a su casillero aún seguía ahí, me apoyé sin hacer un ruido y cerró su casillero, mirándome.

-Deberías haber ido a tus clases- dijo sonriendo.

En sus ojos se veía que no quería que lo haga, eso me alegró aún más.

-Vamos- dije y tomé de su mano volviendo a sentir ese exquisito cosquilleo.

Fuimos corriendo ya que si llegábamos más tarde no creo que la dejen entrar, ella tenía que asistir, mi me daba igual si no me dejaban pero no quería que ella no quiera salir otra vez al receso conmigo por enojarse de que no la hayan dejado entrar.

Cuando llegamos a la puerta vi que el profesor estaba enojado de haberlo interrumpido.

-Que horas son estas para llegar señorita Monroe??- dijo el profesor.

Debía decir algo y no dejar que cargara ella.

-Disculpe, ha sido culpa mía, estaba pidiendo ayuda con unos prácticos- dije con un tono amable.

-Pero si usted está un curso más adelante que ella-dijo el profesor confundido.

-En biología, no es así, estoy más avanzada- dijo con la sonrisa más linda que había visto.

-Está bien, adelante. Y usted, vaya a su curso- dijo mientras volvía hacia la pizarra.

Me di cuenta de que aún agarraba su mano así que la solté y le di un empujoncito para que entre a clase y el profesor no le regañe.

Ella empezó a caminar y me di la vuelta para ir corriendo a mis clases, aun seguía sonriendo, me encontraba tan feliz a pesar de no haber averiguada nada sobre Diana, pero algún día lo haría.

Cuando llegué a clase el profesor me regaño pero me dejó entrar, el tonto de Spencer se reía de mí pero decidí ignorarlo, si supiera lo que estuvo a punto de pasar con Ashley se moriría de rabia. Llegué a mi asiento junto a Alex y éste solo volcó los ojos.

-Tonto enamorado- dijo y miró a la pizarra.

Yo me reí bajo y seguí pensando en ella…Ashley.

0 comentarios ♥♥:

Publicar un comentario en la entrada