domingo, 19 de diciembre de 2010

Capitulo 14

NARRA ASHLEY ♥♥

Una vez que la oscuridad se apoderó de mi, caí en la inconsciencia. No sé cuánto tiempo estuve así, pero de pronto empecé a ver una luz que se acercaba, cuando me encontraba muy cerca apareció un hermoso jardín bajo mis pies. Estaba en un prado y al fondo había un jardín. En los columpios había una chica, parecía de mi edad. Era bonita y no sé porque sentí un poco de envidia. Pero se me paso al ver que estaba llorando, quise acercarme para hablarle pero mis pies eran inútiles, no podía moverme así que me quede parada mirándola. Levanto la cabeza como si la hubieran llamado, se paro y se fue. Entonces la oscuridad volvió a apoderarse de mí y volví a caer inconsciente.

Escuche unas voces, no podía distinguir las palabras así que decidí esforzarme por abrir mis ojos. Parpadee un par de veces y me acostumbre a la luz. Empecé a sentarme y sentí una punzada de dolor en mi cabeza. Entonces me acorde, estaba espiando a Lily cuando me tropecé con una rama y me caí, Jason fue la última persona que vi antes de quedar inconsciente.

-Despacio cariño- dijo una señora que estaba vestida de blanco.

Empecé a ver el lugar y supuse que estaba en la enfermería. Me ayudo a sentarme, cuando puse mis piernas colgando de la camilla, sentí como si alguien me miraba. Levante el rostro y lo vi…Jason estaba apoyado en una pared mirándome. Que hacia el aquí???

-Te ves mejor, tremendo susto que me diste- dijo mientras sonreía pero en sus ojos solo había preocupación.

La enfermera volvió y me dio unas pastillas, seguro para calmar el dolor.

-Creo que deberías ir a tu casa, te ves un poco débil- me dijo mientras iba a su escritorio y escribía algo.

La verdad es que tenía razón, veía algunas cosas borrosas, me sentía cansada y mareada.

-Ya esta, le diré a tu profesor la razón por la que faltaste, o prefieres quedarte aquí??- dijo la enfermera.

-No…No- dije, las cosas que odiaba eran las enfermerías o los hospitales.

Me pare muy rápido y sentí como si todo diera vueltas. Mi tobillo me empezó a doler y sentía como si me caía hacia un lado. Espere a el golpe, pero en vez de eso sentí unos cálidos y fuertes brazos sujetar mi cintura. Me hizo apoyar en la camilla y yo me di vuelta para verlo.

Cuando lo hice, como siempre me quede mirando sus ojos y el los míos. Estuvimos así un rato hasta que la enfermera volvió a aparecer, el me soltó delicadamente.

-Gracias-le dije.

El solo asintió. Esto era horrible, casi todo estaba borroso y daban vueltas lentamente. Es como si hubieras estado dando varias vueltas hasta que ya no pudieras y cuando te detienes caminas como borracha.

-Gracias, iré a mi casa- le dije a la enfermera y empecé a caminar hacia la puerta mientras me sujetaba con algunas cosas. Me sentía muy cansada.

Camine por los pasillos lentamente hasta que llegue al estacionamiento, no sé cómo rayos voy a cruzar todo esto sin sujetarme de nada.

Di unos tres pasos y me volví a marear, alguien me agarro la mano y puso su brazo en mi cintura sujetándome.

-Vamos borrachita, pon un poco mas de equilibrio-me dijo esa voz que reconocería en cualquier lugar.

Me enderece y le dirigí una mirada furiosa mientras volvía a intentar caminar. La cabeza me dolía hasta el punto que no lo toleraba.

Esta vez avancé un poco mas hasta que ya no pude y me apoye en un auto, en ese momento empezó a sonar su alarma…es que algo peor no podía pasar??

Escuche como Jason se reía y cuando lo vi se encontraba a mi lado. Intento volver a sujetarme pero yo volví a caminar, yo estaba bien como para caminar por mi cuenta.

-Ya…deja tus caprichos para después, no quiero volver a llevarte a enfermería si es que te caes- dijo mientras se paraba frente a mi

-Bueno, entonces vete, hay otras personas que podrán ayudarme- le dije mientras cruzaba los brazos.

Empezaron a caer gotas, pero seguro era una pequeña llovizna.

-A si??...dime quien te ayudaría con este humor que no sean tus amigas o tu hermano??- dijo mientras me copiaba y cruzaba sus brazos.

-Todos-

-Dime un nombre-

-Spencer- dije mientras sonreía. Su rostro se encontraba igual pero sus ojos reflejaban ira.

Empezó a llover más fuerte, noo…mojaría mi ropa y estaba con mis zapatos favoritos.

-Mejor apártate, debo ir a mi auto- le dije mientras caminaba a su alrededor. Sentía sus pisadas detrás de mí. Llegue hasta el auto sujetándome con las cosas que podía. Saque las llaves de mi bolsillo y desactive la alarma. Entonces sentí como si mano tocaba la mía, sentía como electricidad.

-Dame las llaves- dijo mientras me las quitaba.

-Pero estas loco??... Devuélvemelas-

-Tú estás loca si crees que te dejare conducir en ese estado- dijo mientras abría la puerta del piloto y entraba.

Yo me quede parada, no me iría a ninguna parte si no conducía MI auto.

-Sube, si es que no quieres pegar un resfriado-dijo con la puerta abierta.

Lo mire con rabia y camine hasta la puerta del copiloto, hasta ahora no me había dado cuenta de que me dolía el tobillo pero era menos que el de la cabeza.

Me senté y cerré la puerta con fuerza.

-Sabes que puedo denunciarte por robo de autos no??-le dije mientras sonreía.

-Por qué eres tan terca??-

No conteste esa pregunta, lo que hice fue prender el aparato de música y relajarme un poco.

-Sería mejor si me das la dirección de tu casa, para que lleguemos- dijo mientras reía.

Le dije la dirección de mi casa y me volví a callar.

-Hoy es un día raro, sabes??- dijo mientras miraba la carretera.

-Por qué??-

-Es la primera vez que esta callada- dijo mientras me miraba y se reía-Que tal si usamos este tiempo para conocernos??-

-No te llamas Jason Barret??- le dije mientras me reía.

-Sabes a que me refiero-

-Que quieres saber??-

-Mmm…cuéntame de tu familia-

Le empecé a contar sobre mis padres y mi hermano, sobre cómo me llevaba con ellos.

-Tu turno-le dije.

-Bueno, pues ya sabes que soy hermano de Alison, y me llevo bien con ella. Es muy buena y sé que puedo confiarle cualquier cosa. Mis padres son muy buenos, siempre nos están cuidando, pero también trabajan así que los vemos al desayunar, almorzar y en la noche- dijo tranquilo.

Hubo un pequeño silencio y Jason volvió a hablar.

-Sobre vos, siempre fuiste la niña mimada???- dijo mientras reía. Yo blanquee los ojos y comencé a hablar.

-Mimada, siempre. Pero cambie mucho el anteaño pasado-le dije bajando la voz, no quería recordar.

-Por qué??- dijo mientras estacionaba el auto fuera de la cochera.

Me quede callada y no le conteste, cuando levante el rostro la lluvia ya había parado.

-Gracias por traerme- le dije mientras salía del auto y el también.

-De nada, ya me tengo que ir-

-Quieres que te llame un radiotaxi??-

-Caminare un rato, no tengo apuro por llegar al colegio-

-Yo creo que deberías,a Sara no le gusta esperar mucho- dije mientras reía, pero la alegría no llegaba a mis ojos.

-Adiós- dijo mientras se acercaba y me daba un delicado beso en las mejillas.

Se dio la vuelta y empezó a caminar.

-Adiós- dije susurrando y dirigiéndome hacia la puerta.

Toque el timbre y Carlos abrió la puerta, le dije que estaría en mi dormitorio. Subí las gradas lentamente y cuando llegue a mi dormitorio lo primero que hice fue echarme en la cama a dormir. En unos segundos quede profundamente dormida.

1 comentarios ♥♥:

Jessica dijo...

Hola! Me gusta tu blog, es realmente bueno, escribes genial!!

Te invito a pasarte por mi blog: http://cyaniayjessica.blogspot.com/

Te sigo! Me sigues?

Jessica

Publicar un comentario